17/10/2017 | NOTICIAS INSTITUCIONALES
De la caza a la abundancia poblacional: más de un siglo de información científica sobre los lobos marinos
Una investigación publicada en la prestigiosa revista Scientific Report de la editorial Springer Nature, analiza la dinámica poblacional de estos
lobos mar
Colonia de Lobos. Fotografía: Gentileza LAMAMA

La población de lobos marinos de un pelo (Otaria flavescens) alcanzaba a principios del siglo pasado, en el centro y norte de Patagonia, aproximadamente los 420 mil ejemplares y en la actualidad ese número se redujo drásticamente en un 60 por ciento. Una investigación publicada en la prestigiosa revista Scientific Report de la editorial Springer Nature, analiza la dinámica poblacional de estos animales a lo largo del tiempo.

El modelo desarrollado integró información sobre la remoción por caza, producto de la explotación comercial que tuvo lugar entre las décadas del 30 y del 50 del siglo XX, datos sobre las capturas incidentales de lobos marinos en artes de pesca registrados desde la década del 80 y datos de la abundancia poblacional en base a censos anuales realizados entre 1972 y 2015 por los Laboratorios de Mamíferos Marinos del Centro Nacional Patagónico (CENPAT) y del Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos Almirante Storni (CIMAS).

Según explican el investigador superior del Centro Para el Estudio de los Sistemas Marinos (CESIMAR CONICET-CENPAT), Enrique Crespo y la investigadora asistente, María Alejandra Romero del CIMAS CONICET-CENPAT, la posibilidad de integrar diferentes datos de fuentes de distintas épocas en un mismo modelo, permitió contar con una gran cantidad de información novedosa.

“El haber explorado los datos del pasado, posibilita proyectar a futuro en qué medida pueden resultar afectadas las poblaciones de lobos marinos bajo diferentes escenarios, de esta forma lo que estamos evaluando son las respuestas a nivel poblacional frente a las intervenciones humanas”, indica Crespo.

Según estiman los investigadores, la base de datos de abundancia anual que se generó sobre esta especie desde el año 1972 a 2015, es probablemente la más extensa existente para cualquier mamífero en Sudamérica, ya sea marino o terrestre, y posiblemente una de las pocas a nivel mundial.

“Toda la información recopilada en esta investigación se encuentra disponible y es de acceso abierto para que, por ejemplo, sea utilizada por las autoridades de aplicación nacionales o provinciales para generar medidas de manejo, definir áreas protegidas o reglamentaciones para la pesca que apunten a disminuir la mortalidad incidental”, asegura Romero.

Para los científicos, si bien la caza directa de estos animales cesó en la región hace más de 50 años, la población actual de lobos marinos es considerablemente menor a la existente a principios del siglo pasado.

“Sobre la base de nuestros resultados se estimó que la abundancia a principios del siglo pasado fue de aproximadamente 420.000 ejemplares distribuidos entre el norte y centro de Patagonia. El resultado más interesante indica que luego del final de la remoción por caza, la población sólo representaba el 10% de su abundancia pre-explotación y en la actualidad llega apenas al 40% del tamaño poblacional original”. Si consideramos que la cantidad de alimento disponible para los lobos marinos, en el presente, es mucho menor que a principio del siglo XX debido al gran incremento de las actividades pesqueras a partir de la década del 80, estos resultados permiten suponer que el número total de individuos no alcanzará nunca el tamaño poblacional original sino que se estabilizará en un número menor”, afirma Crespo.

Según los científicos, este modelo además es dinámico y las bases de datos generadas pueden seguir siendo alimentadas con nueva información que vaya surgiendo en el futuro.

“Actualmente estamos comenzando a explorar nuevos modelos que consideren la disponibilidad de alimento (peces, moluscos, crustáceos), porque este dato incide directamente en el tamaño de la población de los lobos marinos de un pelo”, concluyen los investigadores.

Este estudio es el resultado de un trabajo en conjunto entre investigadores del Centro de Investigación Aplicada y Transferencia Tecnológica en Recursos Marinos “Almirante Storni” (CIMAS, San Antonio Oeste), el Centro de los Sistemas Marinos (CESIMAR CONICET-CENPAT, Puerto Madryn) y  el Departament of Fisheries and Oceans Canada.

Por Alejandro Cannizzaro 

Link al artículo: http://rdcu.be/uabO

 

 

 

Imágenes
cerrar
Últimas entradas
22/11/2017
Mariano Medina, Ricardo Vera y Guillermo Gutiérrez comparten experiencias y pormenores del oficio.
22/11/2017
Un equipo de investigadores colocó dispositivos satelitales en ballenas francas australes para conocer sus rutas migratorias y áreas de alimentación
13/11/2017
Del 9 al 11 de noviembre, en el CCT CONICET-CENPAT de la Ciudad de Puerto Madryn, organizado por el Colegio de Arquitectos de Chubut y el Instituto Pa
30/10/2017
Investigadores argentinos lograron reconstruir con métodos digitales la mucosa nasal en restos del hombre de Neandertal y simular ciclo respiratorio b
20/10/2017
Un mapa diseñado por un investigador del CONICET contribuye a predecir la posibilidad de aparición de especies animales, vegetales y de hongos en la r